Buscar este blog

miércoles, 2 de febrero de 2011

Ya sé cuál es mi palabra: attraversiamo. Significa: “crucemos”



“Para hallar el equilibrio que buscas debes tener los pies tan firmemente plantados en la tierra que parezca que tienes cuatro piernas en lugar de dos. De este modo podrás estar en el mundo”

[…] Para hacer cultura hay que Alejarse de la cultura, estas palabras que siempre me hacen eco y que solía utilizarlas un viejo amigo, que quizás ya no es tan amigo, pero que ya eso no viene al caso, han sido las palabras que he utilizado, ya no para hacer alarde de él, sino para hacer mención de comer, rezar, amar.

Al ver la película (y leer el libro) sentí una conexión emocional grande con la protagonista, pues si bien la película no es la gran representación del séptimo arte, si es una de esas obras que logran ser grandes porque tocan las fibras de las personas (o las mías al menos) y no desde los idealismos de los "enlatados romanticones" a los que a veces somos expuestos, sino que esta vez, la película pone de manifiesto la gran necesidad del ser humano de trascender. Hablando un poco desde el existencialismo, es la necesidad de saber a ciencia cierta quiénes somos y cuál es la misión que debemos cumplir en esta vida.

Un poco referenciando la película, la protagonista de esta historia (interpretada por Julia Roboberts) es una mujer de unos treinta y tantos años, por cuya apariencia podría deducir una persona segura, estable con su trabajo (periodista, igual que yo), enamorada, pero que termina por hacer un alto en el camino, respirar profundo, revisar la lista de chequeo y salir corriendo de su mundo real en busca de su vida ideal.

No siempre hacer lo que debemos hacer, es hacer lo que queremos. Y sí, la sociedad en la que crecimos nos ha impuesto unos cánones de conducta y buen comportamiento en los que resulta demasiado irregular siquiera pensar en llevar la corriente, pero llevar la corriente no tiene que ser precisamente portarse mal, robar, matar, o convertirse en un asocial, portarse mal quizás puede ser portarse bien con una misma, que es lo que verdaderamente importa.

“Había participado activamente en la creación de esta vida ¿por qué no me veía a mi misma dentro de ella?”

Terminar una carrera, casarse, tener hijos… muchos de estos no son nuestros proyectos, son los proyectos impuestos por la cultura y la sociedad, por eso los productos de una vida prefabricada con estos simientes puede llegar a ser una vida ajena a nuestros propios gustos.  Como bien lo dicen en la película: "pensar que tener un bebe puede resultar tan apremiante como hacerse un tatuaje en la cara. Más vale pensarlo dos veces". 

Pensar en lo de verdad importa para cada uno de nosotras y tener la capacidad de volver sobre si puede ser un punto de giro para la vida misma, pero en este caso particular es cuando en la película comienza la aventura de viajar, quizás con la excusa de aprender otros idiomas o conocer otras personas; pero con esa idea esta mujer llega a Italia y comienza el verdadero desafío y la guerra entre no tener miedo y los carbohidratos.

Salir de las burbujas a las que nos vemos atadas ya más por costumbre que por convicción puede resultar algo emocionante, sobre todo por la enorme capacidad de receptividad que podemos llegar a alcanzar cuando nos topamos de cara al mundo y al que nos limitamos cuando nos llenamos de apegos o por el simple placer que genera el dolor.

… a lo mejor mi vida no es tan caótica y es el mundo el que lo es y el único engaño es intentar aferrarse a ella a toda acosta

Mi amigo también solía decir: “lo único que siempre permanece es el cambio” y en eso tiene mucha razón, todo cambia incluso uno mismo cambia, entonces es necesario una actitud de apertura que nos permita correr riesgos enamorarnos para luego llorar por desamor, bailar hasta que nos duelan los pies, apostar hasta llegar a perderlo todo, pues al final la ruina no es tan mala, es el camino a la transformación y sufrir por algo es ratificar la idea de que se ha luchado.

Sin caer en una monótona formula de autoayuda, la película refuerza la ida de que la capacidad de transformar el mundo está en el interior de cada uno de nosotros y hace una referencia especial al budismo y muchas de sus manifestaciones, muy de moda por estos días, pero que si bien está de moda es por esa búsqueda insaciable a la que estamos sometidos los seres humanos por hallar el equilibrio entre lo espiritual y lo material.

Sobresale de manera especial un mensaje enmarcado en el amor, pero no el amor de las parejas, ni el amor de un hombre, pues cabe resaltar que Liz (Julia Roberts) ya no está buscando un hombre, sino un capeón, que creo yo es la gran recompensa de la búsqueda personal, pero que en últimas no lo va a encontrar afuera si primero no dirige su mirada hacia adentro.

No es necesario llenarse la boca de padre nuestros, es más bien la posición autocritica de la reflexión y la meditación con el fin de aquietar los pensamientos y encontrar las respuestas de todas nuestras incertidumbres, miedos, afanes.

Ver la película me hizo reflexionar sobre las cosas que quiero y que quizás no están lejos de mí, es solo cuestión de valorar lo que tengo cerca, lo que soy capaz de dar, de buscar un balance entre lo emocional, lo espiritual y lo material, pero sobre todo es un llamado a vivir la vida sin restricciones ni señalamientos morales, ni éticos, sin complejos, pero sobretodo es un llamado a ser feliz y a hacer felices a quienes me rodean.

“muchas veces perder el equilibrio por amor es parte de vivir una vida con equilibrio”.

24 comentarios:

Eugenio Prieto Soto dijo...

Para mi también significó mucho esta película, ya que esta rodeada de simbolismos, y mensajes directos.
Diría que cuando una película te toca una fibra, es por que se correlaciona con un aspecto de tu interior que tal vez aun es un inconcluso en tu vida.
En mi caso el mensaje fué directo y contundente: "El mejor camino para aprender, es el desaprener".
Gracias por tu comentario/sinopsis, ya que es bueno y me trajo buenos recuerdos.

Cata Marín dijo...

Huy, es grato saber que pasaste por este Blog y que te tomaste un instante para comentar. Al igual que tu uno de esos aprendizajes significativos que he venido teniendo es el "desaprender" y seguir buscando el Hilo de Ariandna.
Buen viento y buena mar en cada uno de tus proyectos.
Lo recuerdo siempre con mucha admiración Dr Eugenio.

Carina Leiva dijo...

Si! A mí me tocóo muy de cerca esta peli. Y leí el libro en 3 dias. Quizás porque me sentí completa y profundamente identificada con toda la historia. Con eso de seguir los cánones sociales. Al libro lo vuelvo a leer cada tanto, y a la peli la veo mil veces. De hecho, acabo de terminar de verla una vez mas, y cada vez que la veo me genera cosas nuevas. En mi caso, me siento identificada por lo del divorcio, las relaciones y eso de que por qué todos insisten en buscarme un hombre. No tengo el poder adquisitivo de Liz para poder realizar semejante viaje pero creo que se puede alcanzar lo mismo buscando otras cosas. Es difícil pero se puedo, aunque yo estoy todavía en la búsqueda de mi misma y de encontrar, como Liz, esa palabra, mi palabra. Todavía no la encuentro pero creo que en algún momento llegará. Me encantó el análisis de la película y estoy totalmente de acuerdo que no es para un Oscar pero me parece que refleja casi en su totalidad al libro y eso es a veces difícil de lograr. De hecho sólo una vez, leí un libro y la peli fue exactamente igual "Como agua para chocolate" En otros casos, considero que no se llegó al objetivo. Seguiré en mi búsqueda!

Sinestesia Gastronómica dijo...

Hola Cata; tras ver la película y quedarme encantada con ella, buscando la palabra "attraversiamo" llegué a tu blog y me gustó bastante tu artículo. Completamente de acuerdo, la película trasmite bastante positivismo y refleja como alejarse del mundo confortable "a veces, rutinario" en el que vivimos puede ser toda una aventura y, sin duda, algo muy positivo para el crecimiento personal. No es fácil "cruzar" pero merece la pena. Un saludo desde Londres. Raquel

Meri Alice dijo...

Es una gran película, jamás había visto algo así, me llena.

Anónimo dijo...

"Tener el corazón roto significa que intentaste algo importante"..... Magnifica película.

BLUE dijo...

Attraversiamo!

BLUE dijo...

Attraversiamo!

BLUE dijo...

Attraversiamo!

Paula Schwedt dijo...

El amor de dos personas por acompañarse en un camino de encuentro con uno mismo, ser compañeros en la conexión con sus emociones y necesidades esenciales, esa es la aventura suprema del amor que me despierta profunda admiración en el mensaje de esta pelicula

diana dijo...

Tener el corazón roto significa que intentaste algo importante .. aun no encontrado mi palabra

Alvaro M Dieguez dijo...

Hola Cata. Hoy me tocó ver la película a la cuál haces referencia a tu blog. Te felicito por escribir estas lineas y reflexiones personales. Me gustó la temática que plantea la protagonista. El libro aun no lo leo. Es esencial para todo ser humano llenar ese vacío interior que ruidosamente nos invade la mente. Los medios de comunicación y la vida nos atacan, nos distraen de nuestro centro e impiden esa conexión la divinidad.

Gianella dijo...

Tambien llegué a este blog buscando la palabra Attraversiamo! Y me encantó la película :)

Gianella dijo...

Tambien llegué a este blog buscando la palabra Attraversiamo! Y me encantó la película :)

Alvin locx dijo...

Uff una de mis pelis favoritas, que justo me gusta ver cuando estoy en esos momentos de cambio, así que Gracias, apareciste en el momento y el lugar correcto para decirme exactamente lo que necesitaba oír.

CONDE PATULA dijo...

Amo esta película, la he visto unas 8 veces y no me canso de verla; todavía se me aguan los ojos con ciertas escenas. Es muy profunda la reflexión que nos deja.

Barbara Neubauer, artista visual dijo...

Ya van tres veces que veo esta película y cada vez en momentos de búsqueda pero creo que hoy me ha nutrido de forma particular. Gracias y espero encontrar la paz que necesito.

Jenn dijo...

La película es tan enriquecedora no me canso de verla, cada vez que lo hago la siento más, creo que es muy difícil llegar al punto de dejar ir todo y sanar emocionalmente,sin embargo estoy en ese proceso y de verdad es tan maravilloso que no hay palabras que lo describan.

Unknown dijo...

Increíble, muy emotiva, sentida, habla de la búsqueda de si mismo y como todo lo que ocurre a nuestro rededor y todos a quienes conocemos son partícipes y maestros en este proceso de auto encuentro y de trascendencia. Una mirada profunda al amor, a los detalles esenciales de la vida... Esa es el verdadero sentido de la vida.

Yeny Schneider Gomez Gomez dijo...

Increíble, muy emotiva, sentida, habla de la búsqueda de si mismo y como todo lo que ocurre a nuestro rededor y todos a quienes conocemos son partícipes y maestros en este proceso de auto encuentro y de trascendencia. Una mirada profunda al amor, a los detalles esenciales de la vida... Esa es el verdadero sentido de la vida.

Yeny Schneider Gomez Gomez dijo...

Increíble, muy emotiva, sentida, habla de la búsqueda de si mismo y como todo lo que ocurre a nuestro rededor y todos a quienes conocemos son partícipes y maestros en este proceso de auto encuentro y de trascendencia. Una mirada profunda al amor, a los detalles esenciales de la vida... Esa es el verdadero sentido de la existencia y por sobre todo un encuentro espiritual.

Yeny Schneider Gomez Gomez dijo...

Increíble, muy emotiva, sentida, habla de la búsqueda de si mismo y como todo lo que ocurre a nuestro rededor y todos a quienes conocemos son partícipes y maestros en este proceso de auto encuentro y de trascendencia. Una mirada profunda al amor, a los detalles esenciales de la vida... Esa es el verdadero sentido de la existencia y por sobre todo un encuentro espiritual.

Dámaris Peña dijo...

Me parece muy interesante la forma en la que repasas la película llevándola a un plano más cotidiano, al de nuestras propias vidas. En lo personal al igual que tú, en muchos momentos me he llegado a identificar con Liz y esa búsqueda (aunque aveces dolorosa y ardua) de sí misma. Tu amigo tenía mucha razón, el cambio permanece y necesitamos asimilarlo y no huir de él sino acogerlo como parte de nosotros mismos.
Una increíble historia sin duda, sin grandes complicaciones ni diálogos rebuscados, pues el manejo de un tema como el existencialismo es presentado tan pulcro y directo que se siente como un rayo de sol a nuestras propias dudas.
Un saludo y que excelente entrada.
Abrazo -D

O P E R A M A dijo...

Hola me llama la atencion que esto lo escribiste el 2011 y aun hoy la busqueda de nuestra palabra personal se expresa en algo comun ...todos queremos trascender y ser amados..te felicito y me encanta la pelicula...es muy budista pero desde una mirada del amor.....el desapego de en la vida es el apego por la felicidad interior